Venezuela tenía una tradición de 200 años en la formación de médicos. Incluso, muchos extranjeros viajaban a cursar sus estudios de posgrado por el reconocimiento de sus universidades.

El país contaba con casi 48 mil médicos profesionales inscritos en el Ministerio de Salud para 1999.

Hugo Chávez al legar al poder en 1999 defendió la idea de que la salud no debía ser un privilegio y tomó a Cuba como modelo a seguir.

Maniapure, Bolívar. 1999

Los primeros médicos cubanos llegaron a Venezuela en 1999, para apoyar en la atención a las víctimas que dejó el deslave del estado Vargas.

Estado Vargas, diciembre de 1999

Un año después, unos 5 mil médicos cubanos estaban instalados en Venezuela. Era solo la antesala de lo que sería la Misión Barrio Adentro.

El gremio médico alzó su voz. Exigió credenciales a los cubanos y alertó sobre el riesgo que implicaba para la población poner su salud en manos de profesionales no calificados.

Aquella afrenta contra los cubanos puso a los médicos del lado de los rivales. En 2003, el gobierno se negó a discutir el contrato colectivo del gremio médico.

La Federación Médica Venezolana ha introducido pliegos de peticiones en 14 oportunidades sin éxito.

El Gobierno, entretanto, se empeñó en instalar un sistema de salud paralelo.

El Congreso aprobó una reforma de Ley del Ejercicio de la Medicina.

Hemiciclo de la Asamblea Nacional, diciembre de 2011

El desvío de recursos propició que la red hospitalaria dejara de ofrecer las condiciones mínimas para garantizar la vida de los pacientes.

6 de cada 10 centros de salud reportaron agresiones protagonizadas por familiares de pacientes.

El ejercicio de la medicina en Venezuela se convirtió en un acto heróico.

El Gobierno completó su proyecto de salud socialista con la formación de médicos integrales comunitarios.

La primera estampida de médicos se produjo entre 2011 y 2014. En la actualidad, más de 80% de los profesionales de la salud buscan la manera de emigrar de Venezuela.

Aeropuerto de Maiquetía

Los posgrados comenzaron a tener déficit tanto de alumnos como de profesores. La academia poco podía hacer para retenerlos, porque el Gobierno se encargó de restringir su autonomía.

Las condiciones en los hospitales y la crisis de servicios públicos han implicado un riesgo para la salud de los pacientes. Ello sin contar que no existe forma de paliar el dolor, por el déficit de medicamentos.

Desde 2017, el Gobierno se niega a publicar los boletines epidemiológicos.

El colapso del sistema de salud genera la reaparición de enfermedades epidémicas que habían sido controladas por años.

La pandemia llega cuando Venezuela afronta una crisis humanitaria compleja que le impide responder de forma adecuada y oportuna a la lucha contra el coronavirus.

De acuerdo con el índice global de seguridad sanitaria (2020), Venezuela ocupa la posición 176 de un total de 195 países.

La Federación Médica Venezolana calcula que, a la fecha, unos 33 mil médicos se han ido del país.

La pérdida de recurso humano calificado deja a la población desasistida. A la fecha, solo existen 55 mil médicos activos en Venezuela.

Aeropuerto de Maiquetía

6 de cada 10 médicos migrantes escogieron a América del Sur como destino. Su llegada ha sido tan polémica como bien recibida.