Personal de refuerzo

Perú es uno de los países más afectados por la pandemia de coronavirus en el continente. Ante eso se evidenciaron los problemas del sistema de salud, como la baja inversión y el déficit de médicos. La emergencia sanitaria hizo que las autoridades ofrecieran contratos a profesionales de la salud extranjeros y nacionales recién graduados. Más de 5.000 profesionales y técnicos de salud de nacionalidad venezolana, entre ellos 1400 médicos y médicas, fueron convocados para la primera línea de atención y se han podido integrar al sistema de salud. Antes de la pandemia, el país sudamericano reportaba un déficit de 24.000 sanitarios y la incorporación de estos profesionales ha ayudado mucho al sistema de salud. Las regiones del interior de Perú son las más perjudicadas ante la falta de personal y especialistas. Algunos médicos venezolanos han tenido que lidiar con eso y con la discriminación en ciertos casos. La Asociación de Médicos Venezolanos en Perú afirma que hay médicos migrantes y peruanos que enfrentan graves problemas cuando son contratados en centros clínicos privados y lamentan que existan celos profesionales entre ellos.

 

Transcripción

 

 

 

Dra. Estefhany Arellán:

 

Pero, ¿tú eres médico de verdad? ¿De esos de verdad, de verdad? Eso siempre me lo preguntaban.

 

 

 

 

Locutor:

 

Ella es Estefhany Arellán, médica venezolana. Llegó a Perú en el 2017. Nunca imaginó que debía omitir su profesión de la hoja de vida para postularse a un empleo.

 

 

 

 

Dra. Estefhany Arellán:

 

Al principio me chocó. Al principio me sentí un poco frustrada, afligida porque yo decía: bueno, tengo mucho más para dar pero no puedo demostrarlo todavía. Y algunos comentarios de algunas personas eran como fuertes. Me dijeron comentarios como: Pero si de verdad eres médico qué haces buscando trabajos como esos.

 

 

 

Locutor:

 

Estefhany trabajó en estéticas, salones de belleza y era masajista terapéutico a domicilio. Al mismo tiempo, pudo alistar los documentos necesarios para ejercer su profesión en el país. En abril de 2020, recibió una llamada con una primera propuesta de trabajo. No la aceptó.

 

 

 

Dra. Estefhany Arellán:

 

Yo me postulo, pongo mis datos y un viernes por la tarde me dijeron que tenía que presentarme en una sede en la avenida Arequipa porque el vuelo salía en 45 minutos. Y que me llevara una mochila de ocho kilos porque iba para Lambayeque. Yo dije: “No puede ser así”.
–Pero doctora la propuesta es buena, son 9.000 soles, le damos hospedaje y comida.

 

 

 

Locutor:

 

La doctora Estefhany no desesperó y siguió postulándose en otras vacantes. Después la llamaron de la red EsSalud. Fue un domingo bastante entrada la noche. Le pedían que se presentara el lunes a una entrevista de trabajo.

 

 

 

Dra. Estefhany Arellán:

 

-¿Dónde está su maleta? Es ahora que sale el autobús que nos va a llevar a la Villa Panamericana. Allá estará 15 días trabajando, tiene una semana de adiestramiento y sale una semana. Así es el ciclo.
-No entiendo, ¿no voy a firmar algún contrato?
-No, no. Luego se regulariza todo eso. Necesitamos personal.

 

 

 

Locutor:

 

Algunas de las contrataciones para el personal que estaría en primera línea de atención no se efectuaron de la mejor manera. Fue un proceso improvisado. Perú es uno de los países de Sudamérica más afectados por la pandemia de coronavirus y para el 6 de marzo de 2020, cuando se informó sobre el primer caso, había un déficit de 24.000 profesionales de la salud. El país no podía perder más tiempo.

 

La doctora Estefhany, desde la Villa Panamericana, agradece todos los días por la oportunidad de servir.

 

 

 

Dra. Estefhany Arellán:

 

Es bonito trabajar en lo que te gusta y es una manera de agradecer al país que te ha acogido, que está en necesidad de personal de salud y que tu puedes responder. Eso es muy satisfactorio.

 

 

 

Locutor:

 

El 22 de abril de 2020, el Ministerio de Salud autorizó, temporalmente, el ejercicio profesional de los médicos extranjeros.

 

Erick Ríos es otro médico venezolano que fue llamado a incorporarse en el sector público. Tenía experiencia en la parte privada pero no contaba con el Servicio Rural y Urbano Marginal conocido como SERUMS, proceso indispensable para ejercer en el sector público. En julio, el presidente de la República decretó emergencia sanitaria y se eliminó el requisito. Erick empezó a trabajar.

 

 

 

Dr. Erick Ríos:

 

Realmente en los requisitos no fueron tan exigentes, pienso yo, por el tema de la pandemia. Me acerqué y ellos me hicieron una entrevista, pidieron nuestros documentos, firmamos un contrato y ha sido la única vez desde que estoy trabajando aquí, en Perú, que me han colocado en una planilla.

 

 

 

Locutor:

 

Entre 3.000 y 4.000 médicos venezolanos están en Perú desde la emisión del Permiso Temporal de Permanencia (PTP), según cifras ofrecidas por Migraciones y registros de organizaciones no gubernamentales.

 

La Dirección de Personal de Salud del Ministero ha reportado recientemente que 5.600 profesionales de la salud, de nacionalidad venezolana, forman parte de la primera línea de atención en la emergencia que vive el país.

 

Una base de datos levantada por Acnur y el Ministerio de Salud en 2020 confirma que 1.200 profesionales— entre médicos, médicas, enfermeros y enfermeras— estarían dispuestos a incorporarse al mercado laboral de manera progresiva.

 

Este es Federico Agusti, representante de Acnur en el país.

 

 

 

Federico Agusti:

 

50% de los que se anotaron estaban en condiciones de trasladarse, lo cual es clave para poder brindar un apoyo médico en los lugares donde no hay tantos profesionales.

 

 

 

Locutor:

 

El doctor Erick habla de su experiencia.

 

 

 

Dr. Erick Ríos:

 

Por ejemplo, en agosto llaman a varios médicos, no solamente a mí, nos postulamos como cuatro médicos venezolanos y peruanos con enfermeros. Armábamos brigadas de 20 personas, vamos 10 médicos y 10 enfermeras a un hospital en una provincia y dábamos nuestro servicios médicos allí.

 

 

 

Locutor:

 

El doctor Erick formó parte de las numerosas brigadas que se dirigían desde Lima hasta otras regiones del país más afectadas por la pandemia. Encontraba hospitales colapsados y sin personal sanitario. Él Trabajaba 15 días continuos cada mes.

 

 

 

Dr. Erick Ríos:

 

Aquí en Lima podemos conseguir cualquier tipo de especialistas trabajando en las grandes clínicas o en instituciones públicas, pero en las provincias vamos a encontrar, sobre todo, médicos generales y muchos somos médicos generales que podemos iniciar un tratamiento con los pacientes pero no hay especialistas.

 

 

 

Locutor:

 

El doctor cuenta que solo había un cardiólogo, un gastroenterólogo y un cirujano trabajando en un hospital grande tipo 3, ubicado en la provincia de Jaén al norte de Perú.

 

 

 

Dr. Erick Ríos:

 

Siempre necesitamos ese apoyo de algún especialista, de una persona que haya estudiado un poco más, que sepa manejar muchos cosas que nosotros, los médicos generales, no podemos manejar o muchos no sabemos. Aunque el apoyo, entre nosotros mismos —los médicos generales— era muchísimo.

 

 

 

Locutor:

 

Perú necesitaba de la ayuda de los médicos extranjeros para atender una emergencia sin precedentes y que cambió la vida de todos. La incorporación de sanitarios venezolanos que residen en el país ha sido positiva.

 

El 3 de agosto de 2020, el Ejecutivo publicó el Decreto de Urgencia N° 0900-2020, que establece la eliminación de algunos requisitos para poder ejercer la medicina mientras dure la emergencia sanitaria. A los profesionales solo se le solicitará el grado o título profesional que tiene con apostilla o legalización.

 

Eutimio Pacheco, médico intensivista e internista, además de ser representante de la Asociación de Médicos Venezolanos en Perú, reconoce el esfuerzo que ha hecho el Estado peruano hasta ahora, pero recuerda que antes de la pandemia, la incorporación de ese profesional al mercado laboral no es y no ha sido sencilla.

 

 

 

Dr. Eutimio Pacheco:

 

Debo aclarar que somos respetuosos de las opiniones, de los criterios y de como manejan la salud en este país. Simplemente, nosotros queremos incorporarnos. Lo que si es bien conocido es que el profesional venezolano formado de manera clásica por las universidades, por decirlo de alguna forma, entiéndase: Universidad Central de Venezuela, Universidad de Los Andes, Universidad del Zulia, la Universidad de Oriente, La Lizandro Alvarado (…) es decir, las universidades reconocidas como tal, estamos en la capacidad y en la competencia para poder trabajar allí.

 

 

 

Locutor:

 

La observación hecha por el doctor Eutimio tiene que ver con la aparición de cierto celo profesional de algunos médicos peruanos con sus colegas venezolanos.

 

 

 

Dr. Eutimio Pacheco:

 

No quiero sonar quejón. No, pero es la verdad. A pesar de eso estamos trabajando. Yo sigo laborando, yo tengo la oportunidad y la bendición por lo cual estoy agradecido de estar en tres grupos clínicos del sistema privado, pero cada quien tiene su propia historia y las historias siempre van hacia lo mismo. El celo profesional o a la falta de pagos: “Simplemente no te pago y ya, te boto y te vas”, por ejemplo.

 

 

 

Locutor:

 

La discriminación por parte de pacientes es otro aspecto con el cual tiene que lidiar el médico venezolano, que en su mayoría, prefiere no darle importancia y muchos menos denunciar.

 

 

 

Dr. Eutimio Pacheco:

 

A mí me ha pasado que en la consulta me han dicho, echando broma, doctor, ¿usted no me va a descuartizar? ¿verdad? Y yo me río y digo: No, pero claro ahí tu puedes ver el grado de instrucción y desconocimiento que existe en esta sociedad.

 

 

 

Dra. Estefhany Arellán:

 

Sientes un poquito de tensión a veces en fases iniciales. Digamos que se disipa cuando ya empiezas a interrogar al paciente. Si el paciente se da cuenta que estas interesado en su caso, cede. Si hubo algún momento de tensión como que “no me gusta este acento”, luego cede.

 

 

 

Locutor:

 

Aunque no ha sido víctima directa de xenofobia, la doctora Estéfany reconoce que se han registrado episodios incómodos para muchos de su colegas.

 

 

 

Dra. Estehany Arellán:

 

Me ha contado una colega que le pasó. Una señora de Arequipa le dijo tajantemente: “Es que a mí, mi país, cuida de mi salud y yo sé que aquí hay muchos profesionales preparados y no entiendo por qué tienen a otros de otros países.

 

 

 

Locutor:

 

Su colega, bastante afectada, le dijo:

 

 

 

Dra. Estehany Arellán:

 

“Amiga, quiero que sepas que la traté con mucho más temple y paciencia. No te voy a decir que con cariño y amor porque (…) pero si traté de ser mucho más amable para demostrar, definitivamente, de que estamos hechos”.

 

 

 

Locutor:

 

La labor de sensibilización para evitar la discriminación ha sido muy importante por parte de los organismos no gubernamentales. Pero, los médicos consultados en este episodio consideran que hay mucho trabajo por hacer.

 

Federico Agusti, vocero de Acnur, confía en que esas barreras se eliminen.

 

 

 

Federico Agusti:

 

Ojalá podamos lograr que más profesionales se puedan ir incorporando al sistema de salud porque justamente es cuando se rompe esa barrera del desconocimiento y se empieza a conocer al otro. Es cuando empiezan a desaparecer esos problemas de prejuicios o de rechazo y discriminación que no tienen ningún fundamento.

 

 

 

Locutor:

 

El último reporte del Colegio de Médicos publicado en enero de 2021 refleja que 12.755 sanitarios se han contagiado y más de 260 han fallecido como consecuencia de la enfermedad en Perú.

 

El doctor Daniel Quintero contó cómo fueron sus días tras haber dado positivo a la enfermedad. Sintió que su vida se le complicó después de sufrir un infarto, estar casi un mes hospitalizado y pasar seis meses de reposo sin trabajar.

 

 

 

Dr. Daniel Quintero:

 

Tú sabes que aquí si uno no trabaja no come. Mi esposa me salvó la espalda vendiendo tortas y ponquecitos. Con eso fue que sobrevivimos. Y en octubre, volvi a empezar a trabajar en áreas de emergencia y en consulta porque físicamente la situación es distinta porque tuve un gran daño cardíaco.

 

Yo estaba esperando el pago de mi mensualidad para los días en que me enfermé. Cuando salgo positivo y me tengo que hospitalizar llamo al director médico de la clínica donde trabajaba, le digo que estoy en esta situción, que necesito que me ayude, que le entreguen el cheque a mi esposa porque iba a estar hospitalzado y necesitaba pagar 8000 soles de entrada a la clínica. Me dijo que sí, que se le pasara por correo y que no había ningún problema. Eso fue una semana de pelear, rogar, suplicar hasta que le entregaran el bendito cheque a mi esposa.

 

 

 

Locutor:

 

Hablé con el doctor Daniel Quintero el 22 y 23 de enero de 2021. Lamentablemente falleció en febrero producto de una hemorragia.

 

En 2020, se contagió y sufrió complicaciones. Pese a que trabajó en primera línea en centros privados, su atención no estuvo garantizada.

 

 

Locutor:

 

Llega un nuevo año y la pandemia continúa. En Perú, se han incrementado los casos y eso determina que ha empezado una segunda ola, pero aún se mantiene viva una esperanza desde que inició la vacunación contra la COVID-19.

 

La incorporación de los profesionales venezolanos ha beneficiado el sistema de salud sorprendido ante la magnitud de esta pandemia.

 

Gana Perú y ganan los médicos, licenciados en enfermería y tecnicos de salud que buscaban la oportunidad de ejercer en el país que los recibe porque la medicina no tiene froteras pero tampoco nacionalidades.